Saltar al contenido

Cómo mejorar las ventas con un embudo de marketing online

marketing digital

Un embudo de marketing en línea involucra el proceso de ventas desde los ojos de tu negocio. Se establecen objetivos que puedes utilizar para mejorar tu proceso de ventas. De esta forma trabajas en una estrategia cada vez más óptima y eficaz.

El embudo de marketing online  y el recorrido del cliente o customer journey

En primer lugar, permítanme evitar un malentendido. El embudo de marketing en línea es similar al recorrido del cliente. Ambos analizan las fases del proceso de venta. Sin embargo, hay una diferencia entre estos dos. Donde el customer journey se hace desde los ojos del cliente, con el embudo de marketing online se mira a través de los ojos de la organización.

¿Qué es el embudo de marketing online?

El embudo de marketing online es un modelo en el que se incluyen las fases del proceso de venta en forma de embudo. Proverbialmente, el cliente comienza en la parte ancha y termina en la parte estrecha. Se eligió este formulario porque cada vez más clientes potenciales abandonan el proceso.

¿Cómo es el embudo de marketing en línea?

  1. Visitar: conseguir visitantes

En este primer objetivo del modelo, nos fijamos en conseguir visitantes. Debes asegurarte de que se visite tu sitio web, aplicación o canal de redes sociales. Los prospectos (clientes potenciales) buscan consciente o inconscientemente una solución a su problema o la satisfacción de sus necesidades. Tú eres quien ofrece eso. Tienes que ser localizable para tus prospectos, de lo contrario no puedes hacer negocios con ellos en absoluto. Deben saber de tu existencia.

También mira quiénes son los visitantes y qué hacen. Puedes obtener mucha información aquí. Cuando los competidores están satisfechos con el hecho de que hay un nuevo visitante, tú investigas a ese visitante. Debería haber elaborado un grupo objetivo previsto para tu negocio de antemano. ¿El nuevo visitante de tu sitio web forma parte de ese grupo objetivo previsto? ¿Cuántos visitantes recibes realmente en tu sitio web en un período determinado?

Y otra pregunta crucial: ¿Cómo llegan estos visitantes a tu sitio web? ¿Es esto a través de resultados de búsqueda orgánicos (SEO) o a través de resultados de búsqueda pagados (SEA)? O tal vez el visitante escribió directamente tu URL, o terminó en tu sitio web a través de las redes sociales. Usa la herramienta Google Analytics para esto. Puedes ver todas estas estadísticas en esa herramienta para obtener una imagen clara de qué canales ya funcionan bien y cuáles aún necesitan mejoras.

  1. Cautiva: interesa a tu(s) visitante(s)

¿Ha aterrizado un visitante en tu sitio web, aplicación o canal de redes sociales? Entonces es importante fascinarlos. El interés debe ser estimulado en el visitante. Y de tal forma que quiera profundizar en lo que le ofreces. Cuanto más tiempo consigas retener al visitante, más beneficioso será. Este es el segundo objetivo.

Hay varias formas de asegurarte de mantener al visitante en tu sitio web, aplicación o canal de redes sociales durante el mayor tiempo posible. Voy a enumerar algunos para ti.

Contenido atractivo y actual

Ya se trate de una tienda web, una aplicación sobre un tema determinado u otra plataforma: asegúrate de que el contenido sea atractivo y esté actualizado. Por ejemplo, las tiendas web deben eliminar los productos que están agotados del sitio o indicar claramente que no están en stock.

Además, se deben ofrecer productos que sean populares en este momento. En una aplicación o un blog sobre un tema determinado, se debe publicar un nuevo artículo al menos una vez en un período determinado. Esperar dos semanas por un nuevo artículo es lo que la mayoría de los visitantes considerarán una pérdida de tiempo.

Fácil navegación

Los visitantes quieren llegar a la información correcta, que están buscando, lo más rápido posible. No se lo pongas innecesariamente difícil. Evita tener que hacer clic o tocar innumerables veces para llegar a su objetivo. Cuantas más veces tengan que hacer clic, más rápido abandonarán tu plataforma. Y lamentablemente no vuelven, porque tienen una imagen negativa de tu sitio web, aplicación o canal.

Atención al cliente en línea

A veces, los visitantes no pueden (inmediatamente) encontrar lo que necesitan. Luego les gusta recurrir al servicio al cliente. Dales esa oportunidad también. Ofrece a los visitantes la oportunidad de llamar, enviar correos electrónicos o chatear. Este último suele ser el más rápido y ofrece la mayor satisfacción a los visitantes.

Mide cómo los visitantes cautivadores encuentran tu sitio web

También puedes utilizar la herramienta Google Analytics aquí. Puedes ver información muy útil con él. ¿Qué tal el número de páginas que visitaron los visitantes en una sesión (que termina cuando haces clic en la cruz roja)? ¿Y qué páginas son las más populares? ¿Y el tiempo que las personas pasan en tu sitio web (por página)? De esta manera, puedes descubrir qué páginas debes dejar en paz y cuáles debes optimizar.

  1. Decidir si comprar o no

El tercer objetivo es lograr que los visitantes tomen una decisión de compra. Compararán tu(s) servicio(s) o producto(s) con otros y también los evaluarán. Para lograrlo, tienes que fijarte en lo que necesitan o buscan tus visitantes. ¿Cuál es su problema para el que están buscando una solución? ¿Qué necesidades tienen que pueden ser satisfechas por tu producto o servicio? Deja esto claro en tu sitio web, aplicación o canal de redes sociales. Cuando usan tu sitio web, tienen un término de búsqueda específico en mente. Asegúrate de que tu página también se centre en eso.

Otras consideraciones

Piensa también en establecer precios claros en tu sitio web. Y el uso de una amplia gama cuyos productos están en stock. Las calificaciones también juegan un papel cada vez más importante en estos días. Donde menos gente escucha la opinión del vendedor, la gente basa cada vez más su compra en la opinión de otros compradores. Si los tienes, asegúrate de que estén claramente presentes. Tampoco dejes que la gente haga clic o toque innecesariamente para esto.

Optimizar en función de estos factores

¿Puedes ser encontrado en el buscador? ¿Los términos de búsqueda utilizados aparecen en tu página? ¿Estás utilizando información de producto correcta, atractiva y suficiente? ¿Utiliza un precio competitivo y atractivo? Puedes optimizar en función de todas estas preguntas. Siempre puedes usar a tus competidores para esto. Solo asegúrate de no copiar información a ciegas. Eso no es único, no es confiable y no es profesional. Es posible basar tus optimizaciones en las estrategias de otros. Ten siempre presente la identidad de tu propio negocio.

  1. Pedido: el momento de la compra o pedido

En esta fase, el objetivo es que el visitante realice un pedido. Esto puede tomar muchas formas. Piensa, por ejemplo, en la compra de un producto físico, la solicitud de un servicio o la reserva de un evento (salida a cenar, concierto, etcétera). En esta fase se mide el número real de pedidos. Una serie de factores son importantes en esta etapa.

Por ejemplo, pesa mucho el hecho de que un visitante tenga confianza en ti (como proveedor) y en tu producto o servicio. También influye la facilidad de pedido con la que el cliente puede realizar el pedido. Cuanto más esfuerzo hay que hacer, menos rápido se realiza el pedido. Por supuesto, un pedido también depende del precio en comparación con los competidores. Finalmente, tu capacidad de respuesta también marca la diferencia. ¿Respondes de forma adecuada y rápida a las preguntas o comentarios del visitante? Se crítico y ve si hay oportunidades de crecimiento aquí para tu proceso.

  1. Pagar: el prospecto se convierte en cliente

Aquí el objetivo es permitir que los visitantes completen el proceso de pago. Para que esto sea un éxito, la confianza y la conveniencia son influencias importantes. Incluso en esta fase, el consumidor aún debe tener la suficiente confianza en que cumples lo que prometes y que el producto o servicio es bueno. Además, la facilidad con la que se puede completar el proceso de pago juega un papel importante.

Para ese último factor, mira a tu público objetivo y a tus competidores. ¿Qué espera tu público objetivo y qué está haciendo tu competencia? Diferentes grupos objetivo pueden preferir diferentes métodos de pago. Ve si puedes optimizar tu proceso en esta fase basado en la confianza y la conveniencia.  Los factores que se miden en esta fase se pueden encontrar principalmente en el número de compras que realmente se han realizado, y cuál es su valor.

  1. La retención de clientes: clientes leales

Después de que un visitante se haya convertido y posteriormente haya realizado una compra o un pedido, naturalmente deseas vincular a este nuevo cliente con tu empresa. Ese es el objetivo que se ajusta a esta fase. Has proporcionado al cliente su necesidad u ofrecido una solución a su problema. Esto te da un factor favorable (a veces inconsciente). Hay dos objetivos principales en la retención de clientes.

En primer lugar, deseas que realicen compras repetidas. Para ello necesitas saber cuál es el valor añadido de tu producto o servicio para ellos. A continuación, puedes utilizar esta información para hacer ofertas dirigidas. Puedes aprovechar las ofertas especiales que se basan en el hecho de que ya son clientes tuyos.

Como segundo objetivo, deseas que los clientes se vuelvan tan leales que promuevan tu empresa. Si bien esta es una visión a largo plazo, es importante. Cuanto mejor se sienta un cliente acerca de tu negocio, más probable es que promocione tu empresa, producto(s) o servicio(s) dentro de su red, físicamente o en línea. Por lo tanto, también puedes atraer nuevos clientes a través de un cliente fiel.

Las medidas en esta fase son el número de visitantes que regresan, el número de compras repetidas y la satisfacción del cliente. Puedes rastrear esto último a partir, por ejemplo, de reseñas, de encuestas que hayas elaborado o de comentarios que hayas solicitado por correo electrónico o por teléfono.

Comprueba si actualmente estás invirtiendo suficiente tiempo en vincular a tus clientes actuales con tu empresa. ¿Los mantienes calientes? ¿Adaptas tus ofertas específicamente a sus necesidades o problemas? ¿Te aseguras de que se sigan escuchando después de la compra o la aplicación? Un cliente fiel es muy valioso. Descubre dónde puedes mejorar tu proceso de ventas en esta fase

Puntuación

Compartir este Articulo

Settings